Julián Fernández, el joven que revolucionó la ingeniería espacial del futuro

17 de Marzo de 2022
Estudio y formación Encender
Julián Fernández

El tema principal de la misma fue el desarrollo de FOSSA Systems, fundada por él, a la edad de
19 años. Y siguió con su mayor hito alcanzado hasta la fecha, el lanzamiento de seis picosatélites
al espacio, mediante un cohete de la empresa SpaceX.


Estos seis picosatélites tienen como objetivo formar una red satelital compuesta por ochenta en
total, garantizando la conexión IoT a través de la monitorización de activos de forma remota.
Estas conexiones IoT (Internet of Things) permiten mediante una gama de nodos adaptados a
las necesidades de cada usuario, recoger datos, recibidos en las Estaciones de Tierra dispuestas
para ello.


La idea de FOSSA Systems de fabricar satélites, de manera que su precio de adquisición, de
lanzamiento y su peso mínimo, sea muy inferior al que se marcaba hasta la fecha, ha
revolucionado el mercado. Tanto es así, que se han consolidado como una de las startups más
relevantes en términos de espacio y satélites.

Julián Fernández1


Julián, hizo notar la importancia que pueden alcanzar hoy en día las conexiones IoT en el mundo,
poniendo especial interés en aquellas zonas remotas que requieren una mínima conexión, como
es el caso de océanos, selvas... Estas zonas pueden ser controladas mediante los nodos IoT con
los que cuenta FOSSA Systems. Las diferentes aplicaciones en las que se desarrolla la empresa
son: infraestructuras e industria, energía, agricultura, ganadería, acuicultura, transporte y
ciberseguridad. Todas ellas cuentan con una serie de nodos destinados a la recogida de datos
específica para actividad, a partir de las Estaciones de Tierra que recogen la información
suministrada por los satélites localizados en la red satelital.


Un aspecto muy a tener en cuenta, cuando tratamos temas tecnológicos, es la evolución y
mejora de componentes y aparatos. En la presentación que nos expuso, recalcó la valía de
mantenerse en constante cambio y desarrollo, por ende, sus picosatélites son los más
adecuados ya que, cada dos años se renuevan con los chips más punteros y los materiales
aeroespaciales más económicos para su funcionamiento.


Fue muy bonito e inspirador ver cómo un chico joven ha conseguido formar una startup
española con un sueño con el que ansiaba de niño, llevar satélites al espacio para mejorar las
conexiones IoT en el mundo.

 

Noticia redactada por Pablo Albelda Junquera.

Julián Fernández2